El pasado 10 de marzo un vuelo que iba de Yeda, Arabia Saudita, a Kuala Lumpur en Malasia, tuvo que aterrizar de emergencia y no por fallas mecánicas o problemas atmosféricos, sino porque una madre había olvidado a su hijo en la sala de espera del aeropuerto.

El piloto pidió a la torre de control autorización para regresar al aeropuerto a minutos de haber despegado, los encargados de la torre de control no entendían el porque.

¿Podemos regresar o qué?”, dice el piloto a la torre de control.

Después se escucha al encargado de la torre explicarle a otro: “Este avión está pidiendo regresar. Una pasajera olvidó a su bebé en la sala de espera”.

Confundidos, los controladores piden confirmación del incidente, a lo que el piloto responde “ya les dijimos, una pasajera olvidó a su bebé en la terminal y rechaza continuar con el vuelo”.

Hasta que el controlador aéreo pronto le responde “Está bien, regresa al aeropuerto. Esto es algo completamente nuevo para nosotros”.

La mujer por fin regreso al aeropuerto don su bebe se encontraba en resguardo de las autoridades.

No, no deben criticar el olvido de esta madre, en realidad es un proceso por el que muchas mujeres que acaban de tener un bebe pasan, se llama síndrome de momnesia, así es, este síndrome afecta a entre un 50 y un 80 por ciento de las mujeres y tiene una explicación científica.

Las culpables son las fluctuaciones hormonales que experimenta la mujer, lo que produce cambios en la actividad cerebral, provocando una pérdida parcial de memoria a corto plazo.

También tiene que ver con la concentración de la madre, que ahora esta evocada a la nueva vida que acaba de llegar.

Este es la explicación a lo que ocurrió con esta madre.