“Todos deben tener algo para abrazar, todos deben tener una muñeca que se parezca a ellos (¡especialmente cuando no tienes cabello!), Y el juego médico es útil para el ajuste psicosocial”. Amy

Amy es madre de tres hijos y trabajadora social de la unidad de oncología pediátrica, donde trabajó siempre con muñecos para ayudar a los niños con terapias y ellos pudieran expresarse y recuperarse más rápido.

Después de un tiempo la mujer se dio cuenta que los niños no se identificaban con los muñecos que tenían pues todos estaban sanos, con test blanca y cabello rubio.

Pensó que crear muñecos que se parecieran más a los niños del hospital les ayudaría mientras estuvieran internados.

En un inicio solo hizo muñecas con diferentes colores de piel y cabello, después empezó hacer con discapacidades y fue así como inició A Doll Like Me.

Hoy en día Amy tiene montones de pedidos, sin embargo, existen personas que no pueden pagar una muñeca, pero eso, a ella no la detiene ya que ha iniciado a buscar donaciones para comprar el material y poderlas enviar hasta el destino que sea necesario, hasta asumir ella los costos para que un niño pueda tener su muñeca y superar de la forma más alegre una etapa difícil.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here