El embarazo es una etapa hermosa, llena de sentimientos encontrados y donde las hormonas hacen de las suyas tooodo el tiempo. El miedo de muchas mujeres es ¿qué pasará con mi cuerpo después de 9 meses de subir y subir de peso? Hola, soy Paulina García y les escribo mi experiencia.
A pesar de lo mucho que amemos esta tierna etapa, de lo seguras que estemos con nuestro cuerpo y creer que no importarán los kilos de más, la flacidez del estómago o lo caído de nuestros senos, por que lo importante es dar vida…Nuestras hormonas y mente nos juegan muchas trampas.
El momento después del parto, hablando desde el segundo después que nació tu hije todo empieza a complicarse, los miedos de no poder con una nueva vida que está a tu cargo, los dolores posparto, entuertos, pezones agrietados, el dolor de la cesárea o de la vagina, si fue parto natural. Miles de cosas pasan que nadie te dijo y no sabes cómo enfrentarlas, a esto debes sumarle el cansancio intenso que vives los días posteriores al parto.
¡Tranquilas! No todo es tan malo, pero muchas veces sólo se nos habla de la parte linda de la maternidad y cuando te encuentras rodeada de la parte “oscura y secreta” la parte que pocas mujeres hablan, es cuando crees que todo lo estás haciendo mal y quejarte solo sería mostrarte como una mala madre.

¡Arriba el ánimo! Todo es parte de la maternidad y lo estás haciendo excelente.

Seguro los meses que siguen notarás más cambios, tu pancita comienza a bajar, tus pezones se acostumbran a la lactancia y ya no duelen, poco a poco las cosas marchan bien.
¿Y las noches de pasión? Al principio serán rarísimas (todo depende de la pareja) habrá ciertas cosas que no podrás hacer, por dolor o porque estas amamantando y por obvias razones algunas cosas que antes te gustaban no podrás disfrutar de ellas por un tiempo.
En este punto muchas inseguridades entrarán en ti y en tu pareja, tú notarás que tu cuerpo no es el de antes, quizás te llenaste de estrías en muchas zonas, quizás no, quizás aún tienes kilos de más o tal vez te da pena tu cicatriz de la cesárea y aunque muchos digan que son cicatrices de amor, en ese momento no las vemos como tales, con el tiempo las vamos amando.
Es una etapa difícil de aceptación, pero debemos trabajar en amar lo que ahora somos.
El cuerpo de las mujeres que tuvimos hijes jamás será el mismo de antes, pero eso no debe ser sinónimo de descuido, según estudios una mujer tarda en recuperarse del parto un año y aunque cada una es diferente. También existen estudios que confirman que los dolores de cesárea se pueden sentir hasta un año después que se practicó la misma, así que toma las cosas con calma.

Debes de amar y agradecer a tu cuerpo porque fue el canal porque el que pudiste dar vida.

¡Cuídalo! Porque gracias a él podrás disfrutar y hacer todo por tus hijes.

No lo descuides, come a tus horas sin pretextos, intenta realizar actividad física y consiéntelo cada que puedas, olvida la pancita que te quedó, si ahora calzas un número más, si la cara se te manchó o las caderas te crecieron, todo es parte de un proceso hermoso.

¡Disfruta de tu cuerpo y la maternidad!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here